Por Sofía K. Rodríguez M. Nutricionista

Yo tengo la creencia de que las personas pueden clasificarse por el tipo de comida que les guste, va más allá de si eres una persona que prefiere “lo salado o lo dulce”, considero que hay personas que son de “Almuerzo o Cena” que le gustan las comidas completas, su plato principal con acompañantes, esos que prefieren las parrilladas, las salidas a cenar, ir a comer un perro caliente en la calle o el hervido de los domingos. Sin embargo, yo orgullosamente me considero una persona de “Desayuno”, me encanta la comida de desayuno, si me levanto a las 11am prefiero desayunar que esperar la comida del almuerzo, la posibilidad de comer un desayuno dulce o salado y dependiendo del día, ambos, me alegra mi día. Lo malo del desayuno es que es una comida muy de “estar en casa”, es raro hacer una reunión con amigos o familiares para desayunar juntos –a menos que estés de viaje en la playa-, pero eso de invitar a tu casa a alguien a desayunar casi no se hace, si desayuna en tu casa, es que muy seguramente se quedó a dormir en ella. ¿Cómo hacemos nosotros, los amantes del desayuno, para disfrutar de nuestra comida preferida del día en compañía de nuestros seres queridos? Allí es donde entra el encantador concepto de “Brunch”.

Brunch es una palabra anglosajona derivada de la combinación de las palabras “Breakfast” –desayuno en inglés- y “Lunch” –lo que para ellos es el almuerzo-, como una especie de “desayuerzo” en español (sólo que esa palabra no suena tan bien). El Brunch se clasificaría como un tiempo de comida entre el desayuno y el almuerzo, usualmente servido a partir de las 10-11am y hasta las 3-4pm, lo que para los fines de semana o días festivos suele ser ideal. Según brunchear.com los orígenes del Brunch datan del siglo XIX entre la alta sociedad británica, que al darle el domingo como día libre a sus sirvientes, estos le preparaban alimentos que pudieran comer durante todo el día. ¿Qué tan cierta es esta historia? no lo sé, lo que sí sé es que el Brunch es una tendencia o concepto al que le podemos sacar mucho provecho. Una de las características del Brunch es que incluye una gran variedad de alimentos: desde los que vemos usualmente en el desayunos (quesos, embutidos, tortillas, pan, frutas) hasta comidas completas (ensaladas, pescados ahumados, pollos rellenos o carnes asadas, etc.), suelen servirse bebidas desde jugos  y café, hasta cócteles. Brunch pareciera ser aquella comida donde “todo es válido”, ideal para los días festivos (o el día posterior a ellos) donde los horarios típicos  no se cumplen, ideal para tener la excusa de hacer una reunión temprana con familiares y amigos.

Ya que en el Brunch “se vale todo” podemos hacerlo de diferentes temáticas, se encuentra el tradicional Brunch donde se ofrecen alimentos típicos de un desayuno americano (huevos revueltos, tocineta, panquecas, pan, etc.) que puede acompañarse con ensaladas y salchichas, un Brunch más europeo incluiría una mesa de quesos y embutidos, con panes artesanales, quiches, salmón ahumado, yogur, frutas y frutos secos. Un Brunch venezolano pudiera ser una combinación de Pabellón acompañado de arepas dulces y saladas, empanadas, quesos blancos varios, con café y hasta tizana. Nuestra imaginación es el límite, entonces: ¿por qué no hacer un Brunch Navideño? Como les mencioné anteriormente, un Brunch es una opción ideal para días festivos, por lo que si queremos podemos hacer un Brunch días como el 25 de diciembre o el 1ero de enero, también podemos utilizar la idea del Brunch para hacer una reunión temprana si tenemos una agenda muy ocupada, si no somos muy habilidosos en la cocina o si queremos ofrecer una reunión más “sencilla” de lo que conllevaría ofrecer una cena o almuerzo navideño.

Si te animas a hacer este año un “Brunch Navideño” aquí te dejo algunas recomendaciones (incluyo algunos consejos que leí en brunchear.com):

  1. Si vas a hacer una reunión tipo “brunch” avísale a los invitados para que no los agarre desprevenidos ya que usualmente las horas del “Bruch” se parecen a las del almuerzo.
  2. Planifica tu brunch en función de los proteicos que vas a ofrecer: como es navideño puedes ofrecer pernil, pollo o pavo asado en salsa dulce y jamón planchado, también es importante que incluyas una variedad de quesos para complementar.
  3. Considera tus acompañantes: al ser un brunch debes incluir arepas saladas y dulces (opcional: cachapa o empanada), pan o mini pan de jamón (quedarían más apropiados al estilo de la reunión), panes artesanales (si la persona desea prepararse un sándwich con pernil o para acompañar los quesos), puedes incluir casabe o buñuelos de yuca dulces.
  4. Incluye vegetales: el brunch va a representar una de las comidas más importantes de ese día, es importante que haya la presencia de vegetales. La típica ensalada de gallina si bien pudiera ser muy “pesada” para lo que representa un brunch, pudiera incluirse como un relleno para las arepas, también se pueden ofrecer ensaladas de hojas verdes con frutas y queso suave o una ensalada criolla con tomate, palmito y aguacate.
  5. Las bebidas también son un atractivo: es un requisito en un brunch que tengas jugos de frutas naturales (jugo de naranja, batido de lechosa, etc.) y bebidas calientes como café o té, opcional puedes incluir bebidas alcohólicas en forma de cócteles: la tradicional mimosa, una sangría con trozos de fruta o cócteles con base de frutas. Evita los refrescos y servir las bebidas alcohólicas puras. No te olvides de ofrecer agua.
  6. Es un “brunch” no un almuerzo: así que puedes incluir como platos de comida fruta fresca y frutos secos, además al ser navideño, a pesar de que culturalmente no estamos acostumbrados a comer frutos secos (pistacho, almendras, avellanas, etc.) durante todo el año, en la época navideña sí es más común consumirlos, así que por qué no incluirlos en nuestro brunch, ya que son ricos en grasas saludables (mono insaturadas) y vitamina E, puedes servir los frutos secos en pequeños recipientes separados, las frutas puedes ofrecerlas en forma de ensalada de frutas o en trozos (ej.: patilla) o en una cesta (ej. Mandarina). Mi recomendación: evita las frutas deshidratadas como las pasas, orejones, ciruelas pasas, dátiles o frutas en conserva, porque son muy ricas en azúcar y si vas a ofrecer algún postre sería algo redundante.
  7. Lo dulce o el postre: puedes incluir torta negra, dulce de lechosa y hasta pannettone. Mi recomendación: no lo sirvas desde el inicio con el resto de los alimentos de tu mesa de “brunch” sino ofrécelos ya finalizando la reunión, en porciones individuales para así no colaborar en los excesos típicos de las fiestas.

Un “brunch navideño” es una buena opción para esta época festiva que te permite brindar una opción diferente a tus invitados, incluir preparaciones típicas navideñas y de mantener vivas las tradiciones decembrinas de compartir con los seres queridos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no sera publicada. Campos requeridos *

Usted puede utilizar estas etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

limpiar formularioEnviar