Por: Mariángel Paolini Químico y MSc. Ciencia de los Alimentos @cocinasegura

Resumen: Una cosa es hacer planes y otra es materializarlos y convertirlos en realidad. Si al final de año hiciste la promesa de mejorar tu alimentación y aún no lo logras, tómatelo con calma, puede que estés intentando demasiados cambios a la vez. El éxito de una alimentación responsable es ir un paso a la vez, celebrando los pequeños triunfos e incrementando la auto confianza.

Si con lo que llevamos de año aún no has logrado instaurar mejores hábitos de alimentación y te cuestionas si eso de comer de manera “responsable” realmente va a funcionar…te entiendo! Hacerse responsable de la manera en la que comemos suena como una gran idea, pero simplemente parece no funcionar en la vida real.

En mi experiencia, considero que el mayor inconveniente es la ilusión de que la alimentación responsable será el resultado de dos o tres cambios bruscos en el día a día. Pero no es necesario comer como un monje en un monasterio en cada comida para experimentar los beneficios de una alimentación responsable, la clave del éxito es iniciar pequeños ajustes a tu rutina hasta que el cuerpo se va acostumbre a estos cambios. A continuación, compartiré contigo algunas ideas para que apliques a tu día a día:

Prepárate para comer:
Justo antes de sentarte a comer, tómate un tiempo para eliminar tantas distracciones como sea posible, incluyendo cualquier pensamiento que no sea acerca de los alimentos que vas a comer. (Piensa en ello como dejar que los pensamientos se alejan suavemente, en lugar de empujar agresivamente hacia fuera.) Aleja los elementos distractores como el teléfono, la TV e incluso el periódico, concéntrate en el simple acto de comer.

Consulta con tu cuerpo:
Un pequeño escaneo corporal te permitirá saber en qué condiciones estas justo antes de comer y si hay algo que no está bien, corregirlo para evitar que eso distraiga tu atención. Por ejemplo, ¿Está cansado, tenso, relajado, o …? ¿Cómo está el hambre? La comida ¿Está demasiado caliente o frío? ¿Tienes sed o quieres ir al baño? Entrar en la mentalidad de la escucha y el cuidado de su cuerpo. ¿Cómo te sientes acerca de la comida que estás a punto de comer? ¿Emocionado? ¿Decepcionado? ¿Aburrido? ¿Ambivalente?

Come con atención:
La mejor parte de practicar una alimentación responsable es disfrutar lo que se está comiendo, incluso prestando atención a los mínimos detalles. En tu próxima comida te invito a prestar atención a la temperatura, la textura y el sabor de la comida, y cómo cambia a medida que la masticas. Nota el ritmo en el que comes ¿Es rápido? ¿Es lento? No hagas juicios, simplemente identifica tu ritmo. ¿Cuánto tiempo masticas antes de tragar? ¿Estás prestando atención a lo que tienes en la boca o está más enfocado en el próximo bocado? Nota cómo la sensación de hambre se convierte en plenitud, ¿Cómo lo haces? Busca estos cambios: Siente cómo tu estómago vacío se convierte agradablemente en un estómago satisfecho.

Decide cuándo parar:
Para muchos el punto final es el plato vacío, incluso sabiendo que lo servido es mucho más de lo que debes (o quieres comer) así fuimos programados y deshacer algo tan arraigado toma tiempo. Se necesita prestar mucha atención a las señales del cuerpo y como han pasado tantos años sin ser escuchadas, suelen tener el “volumen bajo” y no siempre es fácil de escuchar. Te invito a prestar atención a esas pequeñas señales que tu cuerpo te da como indicador del momento de parar, de nuevo sin juicios, sólo escuchaTE. Intenta ubicar una señal más apropiada que te indiquen que ya es suficiente. Por ejemplo, enfócate en sentir si está satisfecho o no, eso no quiere decir si estas lleno o no, simplemente es esa certeza de saber que ya es suficiente, aún cuando veas comida en el plato . Cuando estés llegando a los últimos bocados, imagínate cómo se siente estar satisfecho, deja a un lado lo que “debería” o “no debería” ser…enfócate en las sensaciones de tu cuerpo.

En el trabajo:
Ahora parece ser que lo normal es que nunca tengamos tiempo para comer cuando estamos en el trabajo, así que elegimos hacerlo mientras revisamos el correo electrónico, frente al computador. Lamentablemente, tu atención está dividida y por lo general ni le prestas atención a lo que comes ni al trabajo, por lo que no estás siendo tan productivo como se podría pensar. Hacer una pausa y darte un descanso del trabajo incrementará tu rendimiento. Sé que estas pausas suelen ser más fácil decirlas que hacerlas, por lo que te propongo que comiences ajustando un temporizador con al menos 15 o 20 minutos para comer sin distracciones antes de volver al trabajo, luego poco a poco irás ajustando este tiempo y te garantizo que esto no mermará tu eficiencia.

En fiestas o reuniones con las amistades:
Sin dudas, salir del entorno “seguro” de la casa puede ser retador especialmente cuando estas comenzando a cuidarte. Antes de entrar a la fiesta o a un restaurante vale la pena hacer un escaneo de tu cuerpo y “sentir” cómo estás antes de exponerte a las tentaciones. Toma algunas respiraciones profundas para liberar la tensión. Luego, proponte mantener el control frente a aquellos alimentos que te resultan irresistibles y visualízate comiendo lo necesario, sin excesos, sin apuros, sin desesperación. Si alguien te insiste en que comas, responde amablemente “no gracias” tantas veces como sea necesario y si el asunto te supera y sientes que no pueden con la presión, discúlpate y retírate del lugar. A veces tenemos personas muy queridas a nuestro alrededor que no saben o no comprender tu lucha, así que lo mejor es mantenerse al margen para evitar la tentación.

Hacerse cargo de lo que se come a lo largo del día es una práctica, pero también es un hábito. Así que te propongo poner metas a corto plazo a la hora de comer, así podrás celebrar esos pequeños triunfos y esas emociones positivas potenciarán el siguiente paso. Con el tiempo, serás capaz de utilizar estas habilidades en situaciones más difíciles y por tiempos más largos, hasta que simplemente se haga parte de tu cotidianidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no sera publicada. Campos requeridos *

Usted puede utilizar estas etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

limpiar formularioEnviar