Por Sofía K. Rodríguez M • Nutricionista

     Las bebidas alcohólicas son un acompañante fijo en los momentos de celebración, ya sea para realizar un brindis o para amenizar una reunión, algún licor siempre está presente. Forma parte de nuestra cultura el incluir este tipo de bebidas en nuestras salidas o reuniones con amigos y familia.

¿Por qué decimos que las bebidas alcohólicas no forman parte de una alimentación saludable?

     En primer lugar hay que recordar que el alcohol es una sustancia psicoactiva, es decir, es un agente químico que actúan sobre nuestro sistema nervioso central, puede influir en nuestro ánimo, percepción y comportamiento lo que se relaciona a que nos sintamos más relajados y más sociables, sin embargo al ser una sustancia psicoactiva también genera dependencia y su uso excesivo es considerado un factor causal de más de 200 enfermedades y trastornos según la Organización Mundial de la Salud (OMS, 2015). Si bien se ha encontrado que existen sustancias que se consideran bioactivos en algunas bebidas alcohólicas como el vino, llamadas polifenoles, potentes antioxidantes que ayudan a mejorar nuestra salud celular, disminuyen los efectos del estrés oxidativo, uno de los elementos implicados en la generación de enfermedades crónicas, estos polifenoles los podemos encontrar también en otros productos como las frutas y los vegetales. Además de la dependencia psicológica que puede causar el alcohol, su consumo excesivo también genera malnutrición y se asocia a los siguientes factores:

  • Al consumir alguna bebida alcohólica estamos sustituyendo el consumo de alimentos y si bien el alcohol aporta calorías, estas son calorías vacías que no nos aporta nutrientes esenciales, además que el uso de el alcohol como fuente de energía por el organismo es ineficiente. No estamos obteniendo ni nutrientes ni energía para que nuestro cuerpo pueda funcionar bien ¿Cómo se traduce esto? En individuos desnutridos que dejan de comer por tomar alcohol o en individuos malnutridos con sobrepeso u obesidad que por el consumo excesivo de alcohol tienen un extra de calorías no necesarias las va a depositar en forma de grasa.
  • El exceso de alcohol hace que se altere la digestión y absorción de alimentos, produciendo daños a nivel de intestino, páncreas e hígado y carencia de vitaminas y minerales.
  • Cuando nuestro cuerpo empieza a procesar el alcohol, altera el uso de las grasas y de los azúcares, favoreciendo que estos productos se queden en sangre lo que se va a traducir en un aumento de la resistencia a la insulina y un mayor depósito de grasa en nuestros tejidos.

     Con lo anterior podemos relacionar porque cuando tomamos de manera habitual empezamos a ganar unos kilitos de más o se nos empieza a formar esa barriga de cervecero, un exceso de fin de semana pareciera no ser dañino, pero cuando es nuestro hábito semanal, el cuerpo eventualmente va a pasar factura, poniendo en riesgo nuestra salud.

     Ahora bien, cuando hablamos de consumo en exceso: ¿a qué nos referimos?
El organismo de un individuo puede metabolizar una determinada cantidad de alcohol, después de tomar un trago la concentración de alcohol alcanza su nivel máximo a los 30 -45 min y después de la hora vuelve a un estado normal, siempre y cuando no se beba más. Hay que tomar en cuenta que la velocidad de metabolismo del alcohol puede verse influenciado por diversos factores, por ejemplo: si lo acompañamos de alimentos y bebidas como jugos o agua, se enlentece su absorción, en cambio consumirlo con bebidas gaseosas se facilita su absorción y en general las mujeres tienden a tener menor tolerancia al alcohol porque habitualmente son más pequeñas y tienen menor cantidad de agua en el organismo que los hombres, lo que hace que su concentración en sangre sea mayor.

     La cantidad de alcohol tolerada es definida a través del término Unidad de Bebida Estándar (UBE), es una medida estipulada por la OMS, que permite calcular el consumo de alcohol de una persona. Cada UBE va a representar una cantidad de alcohol en promedio de 10g de alcohol puro, no mide la cantidad de líquido ingerido. La diferencia de cantidad de licor que podemos tomar depende de sus grados o % de alcohol, entre mayor graduación, menor será la cantidad en volumen que podremos consumir y también el grado de alcohol nos va a indicar cuantas calorías nos aporta lo que estamos consumiendo. Y las recomendaciones son no superar más de 2 UBE diarios para los hombres y no más de 1 UBE diario para la mujer. Un UBE es igual a:

  • Una copa de vino = 1 UBE = 100 – 120ml = 10° – 14° alcohol = 70 – 100 Kcal
  • Un vaso de cerveza= 1 UBE= 250 – 300ml = 4° – 5° alcohol = 140 Kcal
  • Un “shot” de licor destilado (whisky, vodka, ron, etc) = 1 UBE = 30ml = 20° – 40° = 90 – 110 Kcal

     Sin embargo, la mayoría de las veces no tomamos el alcohol de forma “pura”, usualmente lo acompañamos de jugo, bebidas gaseosas o energéticas, jugos de frutas o los consumimos en forma de “cócteles” como daiquiri, mojito, margarita, piña colada o sangría, que la verdad, suelen ser una bomba de calorías:

  • Un trago de cuba libre (ron + refresco) = 240ml = 240 – 300Kcal
  • Un trago de sangría ( vino + cóctel de frutas) = 300ml = 200 Kcal
  • Un vaso de ponche crema (leche condensada + ron + huevo) = 120 – 200 ml = 220 – 300 Kcal

¿Entonces qué se debe hacer?

  1. Tratar de no consumir más de la cantidad indicada por individuo al día y no creer que se pueden acumular nuestros UBEs para el fin de semana. La moderación es la clave.
  2. Consumir suficientes alimentos y agua mientras se toma: si vas a tomar en una salida o reunión come primero antes y bebe un vaso de agua entre cada trago que te tomes, es vital mantenerse bien alimentado e hidratado para que el alcohol se absorba más lento y no se produzcan efecto secundarios al consumo, así evitas el ratón antes de que suceda.
  3. Antes y durante tu celebración pregúntate a ti mismo: ¿Por qué quiero tomar o por qué estoy bebiendo? Para disfrutar el momento y la compañía no hace falta ningún “apoyo” en forma líquida, si es así, puede que estés bebiendo por las razones equivocadas y tomar no sea lo que en realidad necesites.

¡Disfruta con mucha alegría y cuidado propio, conoce lo que te hace bien y evita los excesos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo no sera publicada. Campos requeridos *

Usted puede utilizar estas etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

limpiar formularioEnviar