Por María E. Velazco. Periodista

La defensa y el amor por la naturaleza pueden ser una estupenda motivación para que los niños incrementen su interés por cuidar el planeta. Una divertida forma de hacerlo es a través de una serie de juegos y actividades con las que puedan llenar su curiosidad por todo lo que proceda del mundo exterior.

Los juegos ecológicos son muy importantes a la hora de generar conciencia en los niños, es por eso que tenemos que aprovechar a darles los mejores ejemplos posibles e incentivarlos a realizar juegos amigables con el medio ambiente. Recuerda que estos siempre observarán y copiarán todo lo que hagamos y poco a poco irán aprendiendo a cuidar el planeta. Así que aquí te daremos algunas ideas para que disfruten.

Juegos para aprender a reciclar

Dibuja con los niños los cuatro tipos de contenedores que hay según el material reciclado: papel (azul), vidrio (verde), plástico y latas (amarillo) y residuos orgánicos (naranja). Los contenedores se pueden recortar y pegar en un azulejo de la cocina. Alrededor de cada uno de ellos, los niños pueden pegar los objetos que previamente han dibujado y recortado y que pertenecen a cada contenedor: un periódico viejo en el azul, una botella de cristal en el verde, un cartón de leche en el amarillo o los restos de un pescado en el naranja.

También las medias viejas son ideales para hacer caballos, serpientes y demás figuras a modo de títeres, especialmente si las rellenas con telas que no se puedan donar o papel periódico.

Otro recurso práctico son las cajas de embalaje o de cartón, con estos se pueden construir laberintos o pequeñas casitas. Pintar, recortar figuras y pegarlas. Las posibilidades son infinitas cuando un niño pone a volar su imaginación.

Con las botellas de plástico podemos fabricar un juego de bolos. Tan solo necesitarás varias del mismo tamaño. Otra opción es fabricar un palo de lluvia con una botella de plástico rellena de piedrecitas. Puedes pintarla después para que no se vea el interior.

Juegos sensoriales para identificarse con la naturaleza

  • Imitar el sonido del viento con la respiración.
  • Simular el aleteo de las aves con el movimiento de los brazos.
  • Comparar el silencio en la naturaleza con el de casa.
  • Jugar con la huella que deja el cuerpo sobre la arena.
  • Observar las ondas que se producen al tocar el agua.

Estas son apenas algunas ideas para que los más pequeños disfruten en casa del reciclaje. Con algo de creatividad y empeño, podemos hacer una gran diferencia desde la comodidad del hogar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no sera publicada. Campos requeridos *

Usted puede utilizar estas etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

limpiar formularioEnviar