Por: Mariángel Paolini Químico y MSc. Ciencia de los Alimentos @cocinasegura

Resumen: Para algunos un capricho, para otros una necesidad real del cuerpo de esa mujer que está llevando una vida nueva en su vientre. En este artículo comparto algunas evidencias científicas en torno a los antojos por comer incluso algunas “cosas” que no son formalmente alimentos.

Hace algunos años recuerdo a una gran amiga escribirme con mucha preocupación pues desde que supo que estaba embarazada comenzó a tener cierta “necesidad” por comer algunos alimentos que tradicionalmente ella no consumía, además con algunas combinaciones tan extrañas como aguacate con chocolate, mango verde con sal y algunos otros realmente muy extraños. Me explicaba que más que un deseo, sentía que su cuerpo le pedía a gritos satisfacer esa necesidad y que contrario a lo que cuentas las abuelas y algunas amigas, esa necesidad llegaba y desaparecía si un patrón aparente.

Según la creencia popular, no hacer caso a un antojo puede significar que el bebé nacerá con una fea marca con la forma de aquel antojo que la madre no pudo satisfacer, sin embargo, no hay evidencias científicas que avalen esta creencia por lo que puedes estar tranquila si no has dado rienda suelta a tus deseos por comer.

De lo que si existe una fuerte evidencia científica, es que a lo largo de su vida, tanto hombres como mujeres han tenido estos “deseos” por comer algunos alimentos sin una explicación aparente. Un estudio en más de 1,000 personas reveló que el 97% de las mujeres y el 68% de los hombres experimentaban antojos y sólo el 32% de las mujeres consultadas confirmó que sus deseos estaban relacionados con el ciclo menstrual. De hecho, otro estudio reveló que las mujeres experimentan “antojos” en dos momentos clave de su vida, el premenstrual y durante el embarazo, por lo que muchos expertos lo asocian a los cambios hormonales que ocurren en esos momentos de la vida.

Una de las primeras hipótesis en torno a los antojos aseguran los autores, es que a consecuencia de los cambios hormonales durante el primer trimestre de gestación, se produce un ajuste temporal en la percepción sensorial de los alimentos y por ende un cambio importante en los patrones de alimentación en las mujeres embarazadas, llevándolas a “desear” ciertos alimentos y a rechazar algunos otros de frecuente consumo en su plan de alimentación.

La segunda hipótesis asegura los antojos sirven para prevenir o aliviar las deficiencias nutricionales de la madre al momento de iniciar el embarazo (o, tal vez, simplemente animar a la mujer embarazada a consumir alimentos que proporcionan energía adicional). Este “déficit nutricional” considera el “deseo” como un mecanismo para asegurar una nutrición adecuada y equilibrada durante el embarazo, y podría predecir que las mujeres embarazadas reportan principalmente impulsos por comer alimentos altos en los niveles de micronutrientes (vitaminas y minerales) que faltan y / o de especial importancia durante la gestación.

Esta hipótesis podría explicar hasta cierto punto, porqué en algunas mujeres se manifiesta una condición llamada “pica” en el que algunas mujeres tienen fuertes deseos de comer cosas como tierra, ceniza, barro, tiza, hielo, jabón, pasta de dientes, trozos de pintura de las paredes, yeso, cera, entre otros que distan mucho de lo que consideramos alimentos.

Si te pasa algo así, te recomiendo que lo converses con tu medico tratante de inmediato. No está de más ver si tienes alguna deficiencia de algún tipo u otro problema de tipo físico o psicológico que esté provocando estos deseos. Al hablar sobre ellos, podrás encontrar una forma más saludable de satisfacerlos.

Ahora bien, aún con hipótesis de rigor que explican la aparición de los famosos antojos, es clave para la futura madre así como para su entorno familiar, comprender que una de las consecuencias negativas de esta situación es la ganancia de peso desproporcionada durante la gestación y los efectos que esto puede ocasionar en el bebé que está por nacer y en la salud de la futura madres.

Durante la gestación no hace falta comer por dos, es necesario comer suficiente para los dos y créame que eso dista mucho de duplicar la ingesta de alimentos, en especial aquellos que brindan mucha energía. Si tienes dudas al momento de elegir tus comidas, te invito a  consultarlo con tu médico tratante, quien con toda certeza te remitirá a un especialista de la nutrición que te orientará en cuáles son las mejores elecciones a la hora de comer y en especial, a la hora de satisfacer esos antojos por dulces que seguramente te causan inquietud.

Si estás embarazada te invito a hacer contacto con tu cuerpo y sus necesidades, la práctica de la alimentación responsable pasa por darnos cuenta cuando necesitamos comer algo y cuando “queremos” comer algo. Excusarnos por el embarazo sólo te afectará a ti y a tu bebé. El gran fracaso de las campañas masivas en temas de prevención del sobrepeso y la obesidad durante el embarazo se debe a la restricción…y la restricción nos invita a la rebelión. Los método punitivos han fracasado y las evidencias son contundentes. Tratarnos con compasión nos permite abrir la compuerta de la empatía.

Cuando en familia podemos acompañar los increíbles cambios que se producen en el cuerpo de la futura mamá, podemos ser más gentiles al momento de acompañar esos deseos por comer algunos alimentos que son poco saludables, o simplemente nos permite comprender que un cuadrito tiene el mismo sabor que una barra entera de chocolate. Disfrútalo con moderación, que tus inquietudes por lo que está por venir no obnubilen tu capacidad para decidir y querer comer lo que es bueno para y tu bebé.

El embarazo es un tiempo de aprendizaje en el que no sólo aprenderás a conocer más tu cuerpo, sino también es un espacio maravilloso para reconciliarte con los alimentos y aprender a comer de forma más apropiada. El mensaje es sencillo y a la vez poderoso, necesitamos aprender a querer lo que es bueno para nosotros.  ten en cuenta que en lo sucesivo tendrás la increíble responsabilidad de guiar el desarrollo de la memoria gustativa de esa personita que está por llegar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no sera publicada. Campos requeridos *

Usted puede utilizar estas etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

limpiar formularioEnviar