Por Sofía K. Rodríguez M. Nutricionista

¿A quién no le pasa que llega diciembre y cuando pensamos en todos los platos navideños que nos esperan este mes la boca se nos hace agua y hasta la ropa ya nos empieza a quedar más apretada? Sin duda, es un mes que esperamos durante todo el año con ilusión, ya queremos que pasen los días para comenzar a celebrar, compartir y disfrutar con todos nuestros seres queridos. Es un mes lleno de tradiciones, decorar el arbolito y armar el pesebre, comprar los regalos, jugar al amigo secreto, hacer  hallacas en familia, ir a las fiestas de fin de año y la tradición que nunca falta: caer en excesos. Es muy fácil caer en excesos, una cena familiar por aquí, una reunión con los amigos por allá, la fiesta del trabajo está a la vuelta de la esquina y ya estamos buscando donde comprar las uvas para año nuevo. Lo que siempre acompaña a estas fiestas es mucha comida, mucha bebida y muchos postres, todo en exceso y la idea de cuidar lo que comemos se nos hace casi imposible, sobre todo porque el año se acaba y dejamos la responsabilidad de cuidarnos para el próximo año: ya cuando llegue enero empiezo la dieta, pero nunca es tarde para empezar a cuidarnos, porque si lo piensas bien, diciembre tiene 31 días, las celebraciones y las fiestas son sólo unos pocos días de todo ese gran mes de diciembre, el resto de los días podemos poner de nuestra parte, vamos a darnos esta navidad el regalo más importante de todos: la salud.

Ahora bien, ¿por dónde empezar? Toma en cuenta estos consejos y ponlos en práctica desde hoy:

  1. Planifícate: la clave para cumplir una meta es conocer cuáles son las tareas que debemos hacer para llegar a ella. Planificarte en diciembre significa tener en cuenta cuáles van a ser esas reuniones especiales en donde puedes comer un poco más de la cuenta, así que el resto de los días toma el control  y prefiere comer alimentos preparados en casa, cuando vayas a hacer mercado recuerda elegir una variedad de hortalizas y frutas para que estén presentes en cada comida y ten siempre a la mano una merienda saludable, así evitas comprar una chuchería o dulce a media tarde.
  2. Aprende a elegir: puede que cuando estés al frente de una mesa navideña te provoque comerte la mesa entera, pero detente un momento y considera que no necesitas comerte todo, puedes elegir 2 ó 3 opciones. Por ejemplo: puedes acompañar el pernil con la ensalada de gallina o la hallaca y una rodaja de pan de jamón, el secreto está en escoger una porción proteica y una porción de vegetales y/o almidones. Como siempre queda comida para el día siguiente, puedes elegir lo que no probaste en la noche.
  3. Toma la iniciativa y ofrece una opción saludable: diciembre es el mes para compartir, por qué no llevas a una preparación diferente y más ligera, una ensalada de vegetales variados  o vegetales a la plancha si necesitas llevar una entrada, como plato fuerte unas pechugas de pollo rellenas de ricotta con espinaca o un pernil en jugo de naranja, como postre puedes llevar una ensalada de frutas con yogur o una torta de zanahoria con crema de limón y si te toca las bebidas puedes preparar una limonada de pepino o una sangría natural con vino y trozos de fruta sin añadir azúcar.
  4. Cuida lo que tomas y haz ejercicio: una de las mayores fuentes de calorías vacías son  las bebidas alcohólicas sobre todo si están en forma de cóctel. Si vas a tomar, prefiere consumir el licor sólo o con soda y limón, entre cada trago toma un vaso con agua para mantenerte hidratado y no caer en excesos, evita consumir bebidas azucaradas el resto de los días, antes de un refresco o té frío elije un infusión natural, jugo natural sin azúcar o simplemente agua: es lo único que necesitas para calmar tu sed. Incluye una rutina diaria de algún ejercicio que te guste: caminar, correr, nadar o ponerte a bailar, te ayudará a quemar esas calorías extras que consumiste.
  5. ¡Disfruta! Diciembre es un mes para compartir con la familia, para agradecer y disfrutar con las personas que quieres, de comer esos platos tradicionales de nuestra cocina venezolana que anhelamos todo el año, lo importante es el equilibrio, comer de forma saludable la mayoría de los días, para que en ocasiones especiales nos podamos dar ese gusto, con alegría y sin culpa, porque la culpa nos paraliza mental y físicamente, disfrutar lo que comemos y amar a nuestro cuerpo es el camino para cuidar nuestra salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no sera publicada. Campos requeridos *

Usted puede utilizar estas etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

limpiar formularioEnviar