Por Sofía K. Rodríguez M • Nutricionista

¿Estás pensando dejar de fumar, pero te preocupa no saber cómo manejar la ansiedad? ¿Quieres fumar menos, pero no quieres ganar de peso? ¿No estás seguro si dejar de fumar, pero sabes que deberías comer mejor? Entonces seguramente podrás encontrar útiles los consejos que te traigo a continuación.

En primer lugar, si estás pensando o empezando a dejar de fumar, te felicito: estás escogiendo vivir una vida más saludable. No hace falta traer estadísticas sobre los efectos dañinos del cigarrillo, para dar a entender que el hábito de fumar se relaciona con la aparición de enfermedades como el cáncer. Así mismo, el tabaquismo crónico se relaciona con una enfermedad bien cercana a nuestro día a día, como lo es la presencia de gastritis – si, la gastritis es una enfermedad, no un mero episodio de “acidez”. Imaginemos una persona cursando con periodos de mucho estrés, es fumadora, además come a deshoras  y muchas veces en la calle, resultado = gastritis segura. ¿Te suena familiar o conoces a alguien que presente estas características?

Temerle a la ansiedad genera más ansiedad. Lo primero que debemos hacer para disminuir la ansiedad  de fumar es evaluarnos: ¿cuáles son los factores en mi vida que me generan mayor estrés? ¿Qué situaciones estimulan mi hábito de fumar? Para dejar de fumar se necesita un plan de acción. No es solamente botar los cigarrillos o evitar comprarlos, es implementar nuevas acciones o actividades que me ayuden a mantener el abandono o cesación a este hábito. Para manejar este cambio debemos considerar: tener presente la razón por la cual quiero dejar de fumar: una que te motive porque va a ser tu recordatorio y tu guía en este nuevo camino; evitar, en la medida de lo posible, estar en contacto con los estímulos que te favorecen a fumar: es cierto que a veces es inevitable que nos estresemos por las clases, por el trabajo o por el contexto, sin embargo hace falta preguntarnos ¿De verdad vale la pena que me estrese –tanto- por esta situación? ¿Está en mis manos cambiarla? Si la respuesta es negativa, tal vez es mejor no generarnos tanta presión entonces; rodearnos de personas que nos apoyen en este cambio: de seguro harán más fácil el proceso; realizar diferentes actividades que nos ayuden a manejar el estrés: hacer una actividad física que nos haga sudar es clave, cultivar nuestro lado artístico, meditar o hasta hacer las actividades del hogar pueden permitirnos lidiar con la ansiedad, pero  sobretodo necesitamos aprender a manejar nuestra hambre emocional.

Tenemos miedo de ganar peso, pero la verdad es que tenemos miedos a no poder autocontrolarnos. Quiero decirte que es absolutamente normal que puedas ganar peso por dejar de fumar, se establece un promedio entre 3 y 6 Kg, dicho aumento de peso –dependiendo de la velocidad de su ganancia- muchas veces no incide de manera importante en nuestra salud, todos tenemos un rango de peso saludable, ahora, si previamente sufrimos de sobrepeso u obesidad, allí no podemos pensar que fumar es lo que nos “va a evitar” que sigamos aumentando de peso. Por lo que, si llega a suceder un pequeño aumento de peso: no te juzgues, es algo que le sucede a la mayoría y te explico por qué.

  • Cuando fumas, el humo literalmente nubla tus sentidos. Cuando dejas de fumar recuperas mayor sensibilidad en tu sentido del gusto y del olfato, esto genera mayor deseo de comer y disminuye la capacidad de controlar lo que comemos.
  • Mantenemos el “hábito muscular” de querer llevarnos algo a la boca, esto  aumenta nuestra incidencia a “picar” entre comidas, a comer más chucherías, a estar constantemente buscando algo que comer.
  • Fumar también tiene repercusiones en nuestro metabolismo. Disminuye la producción de mensajeros de “saciedad” (pero que también se relaciona con efectos tóxicos en nuestro cuerpo),  además el cuerpo después de dejar de fumar trabaja menos, gasta entre 200-300 Kcal menos (como las calorías de una taza de café con leche + un paquete de galletas de soda). Esto quiere decir que pudiéramos estar comiendo exactamente igual antes y después de fumar, pero ese pequeño excedente se va acumulando y puede favorecer al aumento de peso.

Ya sabiendo lo anterior, es como saber que en el día puede llover: ¿nos llenamos de ansiedad porque va a llover? ¿O sencillamente nos llevamos un paragua por si acaso? El paragua –nutricional- que te recomiendo es el siguiente:

  • Mantente bien hidratado: lleva contigo un envase de 600cc a 1Lt  de agua que vas a tratar de tomarlo por completo 2 veces al día. Esto cumple 3 propósitos: cubre tu requerimiento diario de agua, disminuye la sensación de hambre y nos permite manejar el querer llevarnos algo a la boca. En general te desaconsejo: comprar jugos pasteurizados, tomar bebidas azucaradas (refrescos, té frío), aguas saborizadas porque no hidratan bien y el consumo excesivo de bebidas alcohólicas.
  • Realiza varias comidas al día: la idea es que no pases más de 3-4horas sin comer, es importante que realices meriendas, pero no cualquiera, ten a la mano opciones saludables traídas de tu casa, anticipa tu necesidad de picar o merendar, puedes optar por: yogur descremado, 1 taza de frutas frescas, cotufas naturales, 1 paquete de galleta de sodas, frutos secos sólo la cantidad de un puño cerrado, porque podemos  tener el riesgo de comerlos en exceso. En general te desaconsejo: tener guardadas chucherías, galletas dulces y helados, evita comprar frutas en almíbar o deshidratadas como pasitas y comprar tus meriendas en la calle.
  • Disminuir el consumo de alimentos que estimulan el tabaquismo: evita consumir más de 2 tazas de café al día (el exceso de cafeína favorece las ganas de fumar), evita las carnes rojas, embutidos, ahumados, las frituras y las harinas refinadas ya que realzan el sabor del tabaco.
  • Consume suficientes nutrientes: es vital que aumentes tu consumo de antioxidantes (sobre todo frutas cítricas,  vegetales verdes y frutos secos) para disminuir los efectos dañinos del cigarrillo en el organismo.
  • Asesórate con un profesional y no te recrimines: en verdad si puedes hacer de tu vida cada vez más saludable.

One thought on “Nicotina vs alimentación

Deja un comentario

Tu dirección de correo no sera publicada. Campos requeridos *

Usted puede utilizar estas etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

limpiar formularioEnviar